Ni tu peor enemigo puede hacerte tanto daño como tus propios pensamientos.

Buda. (via the-book-smiled-at-me)